5 errores comunes que cometemos al recibir el aguinaldo

5 errores comunes que cometemos al recibir el aguinaldo

Después de un año de trabajo duro, ¡finalmente llega el aguinaldo! Es un dinero extra a tus ingresos comunes, lo cual no cae nada mal sin importar cuánto recibas. ¿Quieres sacarle el máximo provecho? Sólo evita caer en estas 5 tentaciones, ¡Y lograrás hacerlo!

1. Empezar a gastarlo en cuanto lo recibas

El primer paso para tener finanzas sanas es elaborar un presupuesto, y el aguinaldo no es la excepción. Antes de utilizar el primer peso, toma lápiz y papel – o un app – y distribúyelo entre aquellas cosas que consideres prioritarias. Una vez hecha la distribución, no te salgas de tu plan.

2. Utilizarlo para cubrir los gastos navideños

Si bien el aguinaldo nace históricamente para que los trabajadores celebren la Navidad, el que se vaya todo en cenas, regalos y posadas no te beneficia realmente en nada. No está mal separar algo para la cena de Navidad o año nuevo, pero procura que no se te vaya todo.

¿Y los regalos? No caigas en la presión social y cultural del consumismo. Un detalle, algo hecho por ti, y en muchas ocasiones tu sola compañía, son el mejor regalo.

3. Gastarlo todo

Muchos aprovechan el aguinaldo para dar mantenimiento a su casa, o dar el anticipo de una nueva. Otros, para saldar sus deudas. Hay quienes separan para la inscripción de sus hijos, o para las vacaciones familiares.

Y no es que esté mal invertir en tu casa, o pagar deudas para con ello dejar de pagar intereses. Al contrario, ¡Son excelentes ideas!… Pero, si como la mayoría vives al día, el hacerlo no marcará la diferencia en tu vida. Planifica el mantenimiento, prepárate durante el año para las inscripciones, y evita vivir de préstamos y tarjetas de crédito. ¿Difícil? En realidad, no. Pero sí es un fuerte reto que te exigirá disciplina, determinación y fuerza de voluntad.

4. No privilegiar el ahorro

Sólo dando al ahorro la prioridad e importancia que se merece, lograrás realmente salir adelante.

  • Si no tienes un fondo de emergencias, ¡Comienza uno!;
  • De tenerlo, pero aún no es lo suficiente para cubrir tres meses de tus gastos, ¡Increméntalo!;
  • Si tienes hijos, ¡Prepárate para sus estudios universitarios!;
  • Y a menos que quieras tener que trabajar durante tu vejez, ¡Ahorra para tu retiro!… Y no caigas en el error de pensar que ya lo estás cumpliendo con tu Afore, porque no será suficiente.

5. Dejar tu aguinaldo en la misma cuenta donde te pagan tu sueldo

Y el motivo es sencillo: Podrías empezar a acabártelo sin darte cuenta, ya que al retirar en cajeros automáticos o pagar con tu tarjeta de débito, el banco te permitirá utilizar todo lo que tengas disponible en tu cuenta.

En vez de ello, transfiere tu dinero a otras cuentas que tengas, de preferencia que te den los máximos rendimientos posibles.

En ese aspecto una excelente opción es transferir tu aguinaldo a la caja de ahorro de tu trabajo. Además de rendimientos frecuentemente más altos que los bancos, suelen tener diferentes plazos según tus objetivos, así como aprovechar beneficios fiscales, como el hecho que los intereses que ganas son exentos de impuestos, lo cual ¡Potencializa tu ahorro!

¡Éxito!

Mauricio Priego

Co-Fundador de Practifinanzas, portal dedicado a la difusión de la cultura financiera auxiliando a nuestros lectores a mejorar sus finanzas personales a través de artículos de divulgación, asesoría y herramientas de apoyo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *