Cinco puntos a cuidar al consolidar tus deudas

¿Cómo consolidar deudas?

Una de las peores pesadillas financieras es deber dinero a varias tarjetas, prestamistas o casas de empeño. En estos casos, un consejo común es «Consolidar las deudas«, es decir, conseguir un préstamo para saldar todas las deudas. Y en principio funciona, siempre que tengan algunos cuidados.

1. Debes poder cubrir el monto a pagar

Parece obvio, pero a muchos se les escapa. Solicitan el préstamo considerando el total de sus deudas, pensando que, con lo que van a dejar de pagar a tanto acreedor, podrán cubrir el nuevo préstamo. Pero no necesariamente es así.

Por ello, es importante solicitar una corrida financiera a quien te brindará el préstamo, y confirmar en tu presupuesto que efectivamente tienes el dinero para cubrir los pagos.

2. La consolidación te debe brindar un beneficio más allá de tener un único acreedor

Dependiendo de tu situación, el beneficio obtenido debe ser alguno de los siguientes (o una combinación entre ellos):

  • Reducción del monto a pagar mensualmente,
  • Reducción del interés total a pagar,
  • Ampliar el plazo límite para cubrir el adeudo.

De no tener un beneficio adicional financiero real, hay que evaluar si en verdad conviene la consolidación.

3. No debes seguirte endeudando

De nada sirve la consolidación si vuelves a topar tus tarjetas de crédito. De hecho, esto sería totalmente contraproducente ya que lo único que lograrías es incrementar tu deuda potencialmente al doble. Por ello, conforme vayas saldando tus deudas, ve destruyendo las tarjetas (conserva solo una departamental y una bancaria, pero bajo llave) y eliminando de tu celular los contactos de los prestamistas.

4. La consolidación debe ser con una financiera confiable

Al consolidar deudas lo que se busca es disminuir riesgos, no incrementarlos. Intereses moratorios excesivos, prácticas de intimidación a deudores, la posibilidad de agresiones físicas, son riesgos propios de agiotistas y de empresas no reguladas por la autoridad. Evítalos a toda costa.

5. Tu caja de ahorro, una buena opción

El que en tu trabajo tengan caja de ahorro, te ayuda a cubrir la mayoría de los puntos arriba expuestos

  1. Como el préstamo es autorizado por un comité con acceso a tu nómina, no autorizarían un crédito que no puedas cubrir con tu salario;
  2. Cuentas con tasas de interés preferenciales y beneficios fiscales (exención de IVA en el cobro de intereses);
  3. Si la caja está bien constituida, también se cumple con el cuarto punto listado.

Con esto, lo único que hace falta para tener éxito en una estrategia de consolidación de deudas, es que no vuelvas a endeudarte. En cuanto a este punto en particular, tú eres el único que puede lograrlo.

¡Éxito!

Mauricio Priego

Co-Fundador de Practifinanzas, portal dedicado a la difusión de la cultura financiera auxiliando a nuestros lectores a mejorar sus finanzas personales a través de artículos de divulgación, asesoría y herramientas de apoyo.

2 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *