Los créditos, la mayor tentación en Navidad

El maratón Guadalupe – Reyes representa en nuestro país una temporada donde nos olvidamos de la dieta, comemos platillos típicos deliciosos, y la gran mayoría subimos de peso. Pero no sólo nosotros engordamos, sino – tristemente – también suelen hacerlo las tarjetas de crédito.

En estos días hay posadas, intercambios de regalos, cenas familiares y comidas con amigos. Y para todos ellos necesitamos dinero. Cierto, el aguinaldo nació como como prestación de ley hace 100 años precisamente para que los trabajadores pudieran disfrutar de la cena de Navidad con su familia… Pero el consumismo extendió esa cena a un evento social de gran envergadura y mucho mayor costo.

Es indiscutible que diciembre es la época del año de mayores ventas, y, como demuestra el estudio de inclusión económica de la CONDUSEF, es cuando más se usan las tarjetas de crédito. Y el tema es tan severo que hay personas que en estos días pagarán con la tarjeta regalos, botanas, bebidas, eventos… Cuando todavía están pagando lo que compraron hace dos o tres años.

Cómo evitar que engorde tu tarjeta de crédito en Navidad

Para los intercambios de regalos no requieres realmente comprarlos

Libros que ya no leas, bebidas que aún estén cerradas, ropa bien cuidada que ya no le quede a tus hijos, manualidades creadas por ti… Realmente lo único que requieres para evitar utilizar tu tarjeta en regalos es tu creatividad.

Las posadas no tienen por qué ser costosas

Preparar aguas frescas es más económico que comprar refrescos. Las botanas hechas en casa son más económicas – y sanas – que las compradas en la tienda. Hay platillos rendidores, económicos, sabrosos y fáciles de preparar. Sólo pon manos a la obra y, de ser necesario, busca las recetas en Internet.

Si vas a comprar algo es porque tienes el efectivo para pagarlo

En otras palabras, que lo puedes pagar con tú dinero, sin usar tarjetas de crédito, ni pedir dinero prestado. Y si el dinero no te alcanza, entonces prioriza. ¿O prefieres hipotecar horas de tu vida por los próximos años, sólo para quedar bien con compañeros de trabajo, vecinos, amigos o familia?

Sé congruente y da el ejemplo

Sí, el tema cultural es muy fuerte. Y por ello, si en verdad quieres evitar endeudarte, debes ser el primero en no exigir regalos caros o proponer reuniones costosas. Deja claro que para ti lo importante es la convivencia y lo demás es sólo una muestra simbólica de la mistad, compañerismo y cariño entre ustedes. Y si alguien a tus espaldas te dice «tacaño»… Bueno… Deja que sea él quien se endeude.

Prepararte es el secreto

Sabemos desde enero que las fiestas navideñas van a llegar en diciembre, así que, ¡Prepárate! Y la forma de hacerlo es ahorrar, destinando una provisión para los gastos decembrinos. La gran ventaja es que, como es ahorro a largo plazo, puedes aprovechar e invertir tu dinero en ahorro a plazo de manera que tu dinero genere intereses, lo cual te brindará mayor liquidez para la siguiente Navidad. Y si tienes la suerte de que en tu trabajo tengan caja de ahorro, entonces, ¡Aprovecha el ahorro a diciembre! Y obtén así los máximos rendimientos.

¡Éxito!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *