¿Qué hacer si recibes una Tarjeta de Crédito sin solicitarla?

¿Qué hacer si recibes una Tarjeta de Crédito sin solicitarla?

Si has recibido una llamada del banco diciéndote que te ha sido asignada una tarjeta de crédito pre-aprobada, forma parte de una estrategia de ventas común de su área de crédito. Rechaza la tarjeta (si no la solicitaste es porque no la necesitas) y asunto arreglado. Pero, ¿Qué pasa si te llega una tarjeta de crédito autorizada?

En México, por regulación bancaria, no pueden emitirse tarjetas de crédito sin el consentimiento expreso del tarjetahabiente. Por tanto, si te llegó la tarjeta sin que tú la hayas solicitado o autorizado expresamente, estás siendo víctima de Robo de Identidad. Y éste es un problema serio.

Si un banco generó una tarjeta de crédito sin tu autorización, también podría generar un préstamo. Y como no lo solicitaste tú, ¿qué impide que le den el plástico o el dinero a un tercero? Esa persona disfrutaría comprando lo que quisiera, para que seas tú quien finalmente lo tenga que pagar.

¿Cómo se originan las tarjetas no solicitadas?

Desde grupos de delincuentes que falsifican documentos o roban documentos personales (como tu credencial de elector), hasta empleados bancarios poco éticos que, aprovechando su acceso al sistema, generan las tarjetas. En ambos casos es un delito, y es más sencillo prevenirlo que demostrar que no fuiste tú quien hizo las compras o gastó el dinero.

¿Cómo evitar ser parte de este problema?

  • Consulta tu reporte de Crédito Especial del Buró de Crédito al menos una vez al año. Así podrás asegurarte que no tienes una tarjeta de crédito (o un préstamo) no solicitada. Lo puedes generar gratuitamente siguiendo esta liga.
  • En caso de que detectes que te hicieron llegar una tarjeta de crédito a tu nombre sin autorización, presenta inmediatamente una queja ante la institución financiera que emitió el plástico.
  • Si la institución se niega a ayudarte, acude inmediatamente a la CONDUSEF para que te brinden la asesoría pertinente.
  • Se crítico para entregar una copia o enviar por correo o WhatsApp una foto de tu identificación oficial. A menos que sea parte de un trámite que estés llevando a cabo, no compartas tus documentos personales con nadie.
  • De preferencia, solicita que los documentos que sirven como comprobante domiciliario te lleguen de manera electrónica a tu correo. Así evitarás que alguien tome los documentos físicos del buzón de tu casa.

Nadie mejor que tú mismo para cuidar tus intereses.

¡Éxito!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *