Lo que debes considerar al recibir tu primera quincena

Finalmente conseguiste tu primer empleo y estás por recibir tu primera quincena. ¡Felicidades! Has empezado un camino que puede llevarte a reunir los recursos, conocimiento y experiencia para que alcances la libertad financiera. Sin embargo, si volteas a tu alrededor, verás muchos compañeros que después de muchos años siguen viviendo al día. La pregunta natural es “¿Qué debo hacer yo diferente?”

1. Comprometerte con el ahorro

Sí, seguramente hay mil y un cosas que has soñado comprar una vez que empezaras a trabajar. Y quizá muchas de ellas ni siquiera sean para ti, sino para tus padres, abuelos, o algún otro ser querido. Y eso es precisamente lo que han hecho tus antecesores. Privilegia el ahorro ahora que puedes, separando lo máximo que puedas cada quincena.

2. Haz un presupuesto y síguelo

¡Nadie dice que ahorres todo, o que no compres nada! Lo que te recomiendo es que lo planees. Determina el monto de tu ahorro, de tus gastos, y con el excedente que quede, planea aquello que desees adquirir. Puedes encontrar mayor información en el artículo El ABC en la elaboración de tu presupuesto.

3. No comprometas el dinero que no tienes

¿Te has fijado cómo un gran número de personas, en cuanto tienen un ingreso, contratan servicios o solicitan créditos? Están comprometiendo un dinero que aún no han recibido, lo cual suele convertirse en un círculo vicioso ya que, por pagar lo comprometido, se quedan sin dinero, por lo que tienen que recurrir a préstamos para lograr terminar la quincena, y con ello vuelven a comprometer dinero que no han recibido.

En vez de comprar a crédito, ahorra para comprarte aquello que deseas. Y respecto a los servicios, evalúa lo que en verdad necesitas y que no signifique un porcentaje significativo de tus ingresos.

4. Elude la trampa de las tarjetas de crédito

Sólo ten una, bancaria de preferencia, y que no te cobre comisiones de ningún tipo. Úsala exclusivamente para domiciliar los servicios que hayas considerado necesarios. Respecto a los meses sin intereses, antes de embarcarte en ellos te recomiendo el artículo La trampa de los Meses sin Intereses.

5. Invierte en ti mismo

Aprovecha los cursos y talleres de capacitación que ofrezcan en tu trabajo, pero no te quedes sólo con ellos. En base a lo que quieras llegar a ser, busca cursos que te permitan complementar tus conocimientos o especializarte. En algunos casos tendrás que invertir dinero, pero en otros tan sólo será tiempo gracias a las diversas plataformas y comunidades disponibles en Internet hoy en día.

6. Persigue tus propios objetivos y no sólo aquellos que te marca la empresa

Cierto. Hay que alcanzar los objetivos de venta, productividad o rendimiento que te pidan en tu trabajo. ¡Pero tú debes tener tus propios sueños, tus propios objetivos! Aterrízalos. Define un plan de acción. Ponles fecha… ¡Y enfócate en ellos!

7. Aprende de los que te han precedido

Identifica líderes que hayan logrado lo que tú quieres lograr, y aprende de ellos. Si bien es posible que algunos se encuentren fuera de tu alcance, aprovecha los libros que hayan escrito, las entrevistas que hayan otorgado o los videos que hayan grabado.

Aprovecha también las comunidades existentes en las diversas redes sociales, y de ser posible, afíliate a cámaras o asociaciones relacionadas con lo que buscas.

Nunca permitas que la rutina del mundo laboral asfixie tus sueños

¡Éxito!

Mauricio Priego

Co-Fundador de Practifinanzas, portal dedicado a la difusión de la cultura financiera auxiliando a nuestros lectores a mejorar sus finanzas personales a través de artículos de divulgación, asesoría y herramientas de apoyo.

One Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *