¿Es buena idea participar en una TANDA como forma de ahorro?

¿Es buena idea participar en una TANDA como forma de ahorro?

Es común en muchas partes del país que se organicen mutualistas – también llamadas tandas – como forma de reunir cantidad de dinero para algún fin. Es algo tan arraigado que participamos en ellas sin pensarlo mucho… Mas ello no quiere decir necesariamente que sean una buena opción.

¿Cómo funciona una TANDA?

Para quienes no manejen el término (o las llamen de otra manera), en las mutualistas un grupo de personas se ponen de acuerdo para aportar cierta cantidad de dinero mensualmente por un periodo de tiempo determinado, entregándose cada mes el monto recaudado a cada participante.

Es más sencillo explicarlo con un ejemplo:

Supongamos que 12 amigos deciden dar $100 por mes durante un año, de manera que cada uno de ellos recibirá los $1200 que se reunen consecutivamente cada mes.

El orden usualmente se deja al azar, teniendo la persona que organiza la mutualista el derecho de ser la primera en recibir el dinero.

A simple vista es un medio sencillo de juntar $1200, con pagos mensuales pequeños, y la interesante posibilidad de ser de los primeros.

¿Sabías que los últimos no reciben lo mismo que los primeros?

Aunque el primero y el último de nuestro ejemplo recibirían $1200, la realidad es que el dinero del primero vale más que el del último. ¿Motivo? La inflación.

La inflación provoca que el dinero pierda poder adquisitivo, de manera que con el mismo monto no puedes comprar lo mismo. Pongamos como ejemplo la gasolina magna: En enero de 2017 costaba $15.99, mientras que en diciembre del mismo año $16.54

Por tanto, mientras el primero en la lista podía comprar 75.0 litros de gasolina, el último únicamente 72.5 litros. Dos litros y medio menos.

 Los primeros no están ahorrando, ¡Están contrayendo una deuda!

Si lo analizamos fríamente, así es:

Una vez que recibieron y utilizaron el dinero, tendrán que continuar pagando mes con mes… ¡Igualito a las promociones de meses sin intereses!

Con la única “ventaja” de que no requieres tener autorizada una tarjeta de crédito

Entonces, ¿nadie gana en una TANDA?

Una práctica común es que quien organice la mutualista no pague, de manera que recibe el dinero “gratis”.

Lo entrecomillo porque en realidad nos es sencillo organizarlas. En muchas ocasiones con ese dinero cubren a las personas que abandonan la mutualista aun habiendo recibido ya su dinero.

Una mejor opción…

Si lo que buscas es ahorrar, lo mejor es hacerlo en alguna cuenta de ahorro que te dé una tasa de interés mayor que la inflación para que así no pierdas el poder adquisitivo de tu dinero. Y por cierto, las Cajas de Ahorro de Trabajadores son exentas de impuestos entre otros beneficios, por lo que te permiten recibir más por tu dinero 😉

¡Éxito!

Mauricio Priego

Co-Fundador de Practifinanzas, portal dedicado a la difusión de la cultura financiera auxiliando a nuestros lectores a mejorar sus finanzas personales a través de artículos de divulgación, asesoría y herramientas de apoyo.

3 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *