¿Qué ampara y qué no el Seguro de Responsabilidad Civil de mi auto?

¿Qué ampara el seguro de responsabilidad civil de mi auto?

En la mayoría de los estados del país es obligatorio que los dueños de un automóvil adquieran un seguro de Responsabilidad Civil, pero ¿hasta dónde nos protege realmente este seguro? ¿Realmente vale la pena adquirirlo?

El seguro de Responsabilidad Civil lo que busca es garantizar que, en caso de un accidente donde tu auto se vea involucrado, tengas los recursos para cubrir el daño provocado a terceros ya sea en su persona o en sus propiedades.

En pocas palabras, lo que ampara éste seguro son los daños provocados directa o indirectamente por el auto independientemente de quién lo estuviera manejando, siempre y cuando el conductor

  • Cuente con licencia o permiso de conducir vigente emitido por la autoridad correspondiente,
  • Si no es el dueño, que tenga el consentimiento del dueño para manejar el vehículo,
  • No esté bajo el influjo de alcohol, drogas y se encuentre sano de sus facultades mentales,
  • Que el daño provocado no sea intencional (es decir, sea un accidente).

En caso de que te preguntes “¿Y qué pasa si me roban el auto?“, lo que sucedería es que tú, como dueño, no tienes responsabilidad alguna de los daños que cause el ladrón al conducir tu auto, más para ello debes haber interpuesto una denuncia ante el ministerio público por robo.

¿Qué ampara el seguro de Responsabilidad Civil?

  • Los bienes de terceros que resulten dañados durante el accidente (Desde su vehículo hasta su casa, pasando por lentes, televisores y cualquier otro producto de su propiedad);
  • Muerte de terceros, ya sea al momento del accidente o hasta 90 días después, siempre que el fallecimiento sea provocado por las heridas sufridas durante el siniestro;
  • Gastos médicos de terceros;
  • Incapacidad parcial o total de terceros, ya sea permanente o temporal;
  • El daño moral a terceros que legalmente corresponda.

¿Qué no ampara el seguro de Responsabilidad Civil?

  • La reparación del vehículo del asegurado. Para ello se requeriría contratar la cobertura Daños Materiales;
  • Los gastos médicos de los ocupantes del vehículo del asegurado. Para ello requeriría contratar la cobertura Gastos Médicos Ocupantes;
  • La muerte de alguno de los ocupantes del vehículo asegurado. La cobertura Gastos Médicos Ocupantes sólo incluye, de ser el caso, los gastos de entierro;
  • La incapacidad parcial o total de los ocupantes, ni tampoco el daño moral que pudieran haber sufrido;
  • Multas generadas por la violación de leyes de tránsito;
  • Daño a las vías de comunicación, alumbrado público, o señalizaciones de tránsito (incluidos semáforos);
  • Arrastre del vehículo y permanencia en el corralón;
  • Fianza para evitar, en su caso, la cárcel.

Sinceramente, ¿Vale la pena adquirirlo?

Si bien la ley de tránsito obliga a tener cuando menos el seguro de Responsabilidad Civil, éste, como ya vimos, no protege ni al dueño del vehículo, ni a quienes viajan en su auto, ni a su propio vehículo. Es por eso que es tan económico.

Lo recomendable sería hacer un esfuerzo y adquirir el Seguro de Cobertura Amplia (o Total), el cual incluye, además de la Responsabilidad Civil

  • Los daños que pudiera sufrir el propio vehículo,
  • su Robo Total (o los daños que sufriera en un intento de robo),
  • y los Gastos Médicos de los ocupantes incluyendo el conductor.

¡Éxito!

Referencias

Mauricio Priego

Co-Fundador de Practifinanzas, portal dedicado a la difusión de la cultura financiera auxiliando a nuestros lectores a mejorar sus finanzas personales a través de artículos de divulgación, asesoría y herramientas de apoyo.

2 Comments

  1. Cobertura amplia seria mejor pero lo mejor seria que no se nos presete siniestro saludos buen articulo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *