¿Qué es mejor? ¿Abonar a una deuda grande o liquidar una deuda pequeña?

¿Abonar a una deuda grande o liquidar una deuda pequeña?

Ésta es una pregunta común cuando recibimos un dinerito extra, y con la cercanía de los aguinaldos decidimos abordar el tema y compartirles un método sencillo  y objetivo para tomar una buena decisión, la cual requiere únicamente 4 datos que seguramente tendrás a la mano.

Datos requeridos para la evaluación

El CAT o Costo Anual Total – Éste dato representa el costo del financiamiento y por ley tanto las instituciones financieras como las empresas comerciales deben compartirlo a quien lo solicite. Si no aparece en tu estado de cuenta no dudes en solicitarlo al Centro de Atención a Clientes.

El Pago Mensual que realizas – Considera lo que realmente pagas mensualmente por la deuda, ya sea que realices diferentes abonos conforme tienes dinero, que cubras el mínimo o que tengas un importe con este fin en tu presupuesto. Si los pagos varían mes con mes, considera un promedio.

El Saldo Total de la deuda – El que aparece en el último estado de cuenta de tu adeudo.

El Monto del Pago que piensas realizar – Es el pago que estás considerando para abonar a la deuda grande o para saldar la deuda pequeña gracias al dinero extra que recibiste

Se requiere conseguir los datos anteriores por cada deuda que estés considerando pagar y quieras evaluar.

Criterio a seguir para determinar qué deuda pagar

Lo lógico sería pagar aquella deuda que tenga el CAT más alto, con los mayores pagos mensuales, y que al mismo tiempo represente la mayor disminución posible del adeudo. Pero la realidad es que no es común ver un escenario así, siendo que a veces quien tiene el CAT más bajo es el que tiene los pagos mensuales más altos o su saldo se vería poco afectado.

Con lo anterior, un buen criterio a seguir es

Da prioridad a pagar aquello que te libera un mayor flujo de efectivo, utilizando el dinero que liberas para incrementar tu pago mensual de las otras deudas y así salir más rápido de ellas.

(Para quienes nos leen por primera vez: El Flujo de Efectivo es el dinero que nos queda de nuestro sueldo una vez que cubrimos nuestros gastos básicos y nuestros compromisos financieros)

Mecánica para determinar si abonar o liquidar una deuda

1) Determina el Porcentaje de Reducción del adeudo, dividiendo el Monto del Pago entre el Saldo Total

2) Divide el CAT entre doce para así obtener el Costo Mensual Aproximado de la deuda

3) Resta al Porcentaje de Reducción el Costo Mensual Aproximado, lo cual te dará un Porcentaje de Reducción Ajustado

4) Multiplica el Porcentaje de Reducción Ajustado por tu Pago Mensual para obtener así el Monto Aproximado de tu Reducción

El Monto Aproximado de tu Reducción representa, ni más ni menos, la mejora en pesos y centavos en tu Flujo de Efectivo, por lo que lo recomendable sería pagar aquella deuda donde el Monto Aproximado de Reducción sea más alto.

Ejemplo práctico para facilitar su uso

Supongamos que una persona tiene dos deudas, una grande por $11,170.21 y otra chica por $2,100 según se refleja en la siguiente tabla.

¿Abonar a una deuda grande o liquidar una deuda pequeña?

Fig 1 – Ejemplo de Evaluación por afectación de Flujo de Efectivo (Clic para agrandar)

Si nos basáramos únicamente en el monto y costo de las deudas, como la mayor representa un costo anual de $4,512 contra los $831 de la menor, la recomendación debiera ser pagar lo máximo posible a la deuda mayor para eliminar su costo y el riesgo que conlleva lo más pronto posible.

Sin embargo, si observamos el efecto en el flujo de efectivo, comprobaremos que al abonar a la deuda más grande obtendríamos únicamente un incremento en el flujo de efectivo de $96.61 al mes, manteniendo las dos deudas.

Pero si en vez de ello saldáramos la deuda pequeña, incrementaríamos nuestro flujo de efectivo en $250.00. Y si los usáramos para incrementar el pago mensual a la deuda mayor, dispondríamos de $876.00 para terminarla de pagar bastante más rápido.

Conclusiones

En el ejemplo anterior, de saldar la deuda menor, son varios los beneficios que se pueden alcanzar:

  • Se tendrían $250 adicionales para pagar más rápido la deuda grande,
  • Se tendría adicionalmente el beneficio psicológico de haber saldado ya una deuda, y
  • Adicionalmente se elimina el tener que estar pendiente del pago de la deuda saldada.

Nota final: Este proceso no busca calcular de forma precisa en cuanto se reduciría el pago mensual, pero sí nos permite tener una idea certera del efecto que tendría el pago en los diferentes adeudos.

¡Éxito!

Mauricio Priego

Co-Fundador de Practifinanzas, portal dedicado a la difusión de la cultura financiera auxiliando a nuestros lectores a mejorar sus finanzas personales a través de artículos de divulgación, asesoría y herramientas de apoyo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *