Ahorrar o Pagar Deudas, ¿En qué invertir mi aguinaldo?

Éste es un dilema muy común en nuestro tiempo cuando nos cae un dinerito extra. Si pagamos lo que debemos, tenemos la tranquilidad de no tener pendientes y dejamos de pagar intereses (pagos que una vez liquidada la deuda pudiéramos aprovechar para ahorrar); más por el otro lado, si ahorramos, tenemos la tranquilidad de tener un colchón que nos permitiría enfrentar situaciones no contempladas recibiendo además intereses por nuestro dinero (colchón, que por cierto, nos evitaría endeudarnos más al tener que usar la tarjeta de crédito o pedir préstamos para enfrentar esos imponderables).

Claro está que la situación ideal sería no tener deudas y ahorrar, mas ésta no es la realidad de gran parte de la población a pesar de que éste debiera ser el  objetivo que todos nos enfocáramos a alcanzar. Así que aprovechando que se acerca el aguinaldo, ¿cuál sería el mejor uso que podríamos darle? ¿Ahorrar o pagar deudas? Si bien no existe una respuesta universal ya que cada caso es diferente, sí es posible señalar algunos puntos que vale la pena considerar al momento de tomar nuestra decisión.

  • ¿Tus intereses son muy bajos, los pagos representan menos del 15% de tus  ingresos y ya estás próximo de saldar tu deuda? Entonces tienes un financiamiento bajo tu control, de bajo costo y de riesgo reducido, por lo que no dudes en darle prioridad al ahorro.
  • ¿Tus intereses son bajos, pero con mensualidades superiores al 15% de tus ingresos o aún te falta mucho tiempo para saldar tu deuda? En este caso, como el costo del financiamiento sigue siendo bajo, la idea de darle prioridad al ahorro se mantiene en pie, pero con el cuidado de generar una reserva por el equivalente de cuando menos dos mensualidades con la que puedas cubrir tus compromisos en caso de alguna emergencia. Y si al final cuando saldes el préstamo/crédito no utilizaste la reserva, puedes disponer de ella en lo que prefieras.
  • ¿Tus intereses son altos pero mantienes el crédito bajo control (es decir, sin tener pagos atrasados)? De ser así dale prioridad a reducir el saldo de tu deuda realizando el pago más alto que puedas con el objetivo de disminuir los intereses que se generan, manteniendo la reserva ya mencionada de uno o dos pagos siempre con la idea de cumplir con tus compromisos de presentarse algún imponderable.
  • ¿Estás endeudado? O dicho de otra manera, ¿no estás al día en tus pagos por lo cual además de los intereses, te están cargan intereses moratorios, gastos de cobranza y otras comisiones por ser un cliente moroso? Si es éste tu caso lo principal es ponerte al día, o de ser necesario, re-estructurar tu deuda. Aprovecha el dinero fresco que recibiste para acercarte a la casa comercial o entidad financiera que tiene tu crédito o préstamo para negociar su re-estructuración, ofreciendo un pago inmediato el cual cubrirás con el aguinaldo, PTU o bono que hubieses recibido). No olvides guardar bajo siete llaves – o de plano romper – tus tarjetas de crédito cuando menos hasta que hayas saldado tus deudas.

¿Y las fiestas, lo regalos de navidad y la cena de año nuevo? Si tus finanzas están bien (los tres primeros puntos), no dudes en destinar parte de tu aguinaldo a disfrutar con tu familia. Bien te lo mereces después de un año de trabajo (pero eso sí, no descuidando tus reservas). Ahora bien, en el caso del cuarto punto, el mejor regalo que le puedes dar a tu familia es salir de deudas, lo cual no sólo se reflejará en tu bolsillo, sino en tu estado de ánimo y en tu relación con quienes te rodean.

¡Éxito!

Mauricio Priego

Co-Fundador de Practifinanzas, portal dedicado a la difusión de la cultura financiera auxiliando a nuestros lectores a mejorar sus finanzas personales a través de artículos de divulgación, asesoría y herramientas de apoyo.

3 Comments

  1. Gracias por tus comentarios son excelentes, en estos tiempos tan dificiles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *