5 puntos de seguridad para tus transacciones en Intenet y en tu celular

Más allá de si confías en las operaciones bancarias o comerciales por Internet o no, es una realidad que el comercio electrónico cada día alcanza mayores facetas de nuestra vida y en muchas ocasiones sin darnos cuenta. Atrás quedaron los días en que Comprar por Internet era sinónimo de entrar a una página, seleccionar algunos productos poniéndolos en un “carrito”, y pagar con tu tarjeta de crédito. Hoy en día puedes transferir dinero a través de tu celular, consultar tu estado de cuenta bancaria mandando un mensaje, ser informado de una operación realizada en tu tarjeta de crédito directamente en tu teléfono móvil o por correo electrónico, e incluso comprar aplicaciones (las famosas Apps) con cargo a tu plan celular sin necesidad de capturar los datos de tu tarjeta de crédito. Todo lo anterior representa un ahorro de tiempo y dinero al permitirnos realizar nuestras operaciones y trámites desde la comodidad de nuestro hogar u oficina, mientras hacemos antesala en una sala de espera, e incluso mientras nos transportamos de un sitio a otro. Pero ¿cómo evitar que estas facilidades terminen convirtiéndose en un peligro para nuestra seguridad?

Y el riesgo es real: El riesgo de que un hacker pueda robar nuestra identidad para adquirir productos en nuestro nombre, quedándose él con los productos y dejándonos a nosotros el compromiso de pago. El temor a que la tarjeta sea clonada y terminemos endeudados por artículos que no compramos. La posibilidad de ver de la noche a la mañana evaporados nuestros ahorros a través de transferencias que no hemos realizado. Pero el riesgo no justifica que le demos la espalda a los beneficios que nos brinda la tecnología… Piénsalo, si sólo pensáramos en el riesgo sin considerar el beneficio, ¿quién se subiría a un avión o a un automóvil?

Por tanto, más que dar la espalda a las innumerables oportunidades y beneficios que nos ofrece el comercio electrónico y las operaciones financieras en línea, lo que hay que hacer es adoptar mejores prácticas para minimizar los riesgos inherentes a esta tecnología.

Utiliza una Tarjeta de Seguridad

La mayoría de las operaciones por Internet requieren de una cuenta bancaria o tarjeta de crédito de la cual tomar los recursos al momento de efectuarse el pago o la transferencia. Evita utilizar tu cuenta de nómina, aquella donde tienes tus ahorros o la tarjeta de crédito que manejas comúnmente. En vez de ello abre una nueva cuenta bancaria que incluya tarjeta de débito, o solicita una nueva tarjeta crédito:

  • Tarjeta de débito – Busca una que no requiera saldos mínimos y de preferencia que no te genere comisiones (Según la legislación actual todo banco tienen que tener cuentas “básicas” sin costo y con la posibilidad de realizar operaciones electrónicas). Transfiere a esta cuenta sólo el dinero que necesites para la compra o pago que planees realizar.
  • Tarjeta de crédito – Elige aquella que no te cobre comisiones (o sean las menores posibles) y que de preferencia te permita fijar un Límite personal de crédito, es decir, que más allá del límite de crédito que te da el banco, tú puedas reducirlo al monto que necesites para la compra o pago que planees realizar.

Lo anterior no evita que te clonen la tarjeta, pero al no tener fondos o ser estos muy pequeños, el daño que puede provocarte el ciberdelincuente es muy pequeño. Eso sí, requieres de disciplina y planeación para mantener los recursos suficientes para tus operaciones, y en el caso de la tarjeta de crédito, para comprar solamente cuando tienes el dinero para pagar y así evitar quedar endeudado.

Paypal como servicio de pago en línea

Si no quieres abrir una cuenta adicional podrías probar esta herramienta. Por un lado te permite asociar tu cuenta bancaria o tarjeta de crédito para realizar tus pagos de manera que no expones  tus datos confidenciales al realizar operaciones en Internet, y por otro te permite transferirle recursos únicamente cuando vayas a realizar operaciones funcionando entonces como la tarjeta de seguridad anterior. El defecto que tiene esta estrategia es que no todos los sitios web aceptan Paypal por lo que la solución no es universal.

Da preferencia a la autenticación de doble vía

Esta palabrita dominguera significa que para acceder a tus recursos no se te solicite únicamente un usuario y clave de acceso. ¿Alguna vez el portal donde pretendes acceder te ha pedido tu número celular enviándote un mensaje con un código adicional? ¿O has recibido un correo electrónico que te pide seguir una liga para demostrar que eres tú? Quizá un caso más conocido es el uso de los Token por parte de la mayoría de los bancos (El Token es semejante a una calculadora pequeña que genera números aleatorios los cuales debes introducir en el portal del banco al momento de acceder a tu cuenta).

Lo que busca la doble vía es garantizar que seas tú quien pretende hacer uso de sus recursos, ya que si bien un potencial hacker podría conocer tu clave de acceso, sería mucho más complejo el que además tenga en su poder tu teléfono celular, acceso a tu correo electrónico o que disponga de tu token.

Activa las herramientas de alerta

En la actualidad es posible que cada vez que se realice una operación en tus cuentas bancarias (incluida la tarjeta de crédito) te llegue un mensaje a tu celular. El que te llegue un aviso en el momento que se realice una operación que no estás realizando, te permite reaccionar con rapidez e informar a tu banco para que bloqueen la cuenta y se evite un daño mayor, siendo que la mayoría de las instituciones, en estos casos, bonifican el dinero retirado/utilizado por el delincuente.

Recomendaciones generales

Claro está, nunca está de más recordar los puntos básicos de seguridad al realizar operaciones en Internet:

  • Evita utilizar equipos compartidos y redes públicas para realizar tus operaciones financieras (desde cibercafés hasta los WiFi de restaurantes y cafés);
  • Tu clave de acceso debe ser mayor a 8 caracteres y estar formada por una mezcla de letras mayúsculas, minúsculas y números (incluso las de mayor seguridad tienes caracteres especiales como “@”, “&” o “#” pero no todos los portales lo soportan) y por ningún motivo debes compartirla;
  • No sigas ligas que te lleguen por correo o al celular por más apremiante que sea el mensaje. En vez de ello habla a tu banco o proveedor y confirma su autenticidad;
  • Evita abrir correos de personas que no conozcas y mucho menos descargues sus archivos adjuntos en caso de tenerlos;
  • Sé prudente al recibir llamadas telefónicas. Te piden muchos datos personales para supuestamente confirmar que eres tú, pero, ¿cómo sabes tú que la persona que te llama es realmente quien te dice ser? ¿Cómo lo confirmas? Es mejor que seas tú quien llame al banco o comercio a través de los números que sabes son los de atención a clientes;
  • No compres ni compartas información personal o financiera en sitios de los cuales no estés seguro de su autenticidad, legalidad y seriedad,
  • No compartas información personal en perfiles y mensajes públicos en las redes sociales (además de facilitarle el trabajo a alguien que pretenda robar tu identidad, existe el riesgo de que un delincuente aplique ingeniería social, la cual es una técnica de hackeo que pretende descubrir tus claves de acceso a través del análisis de tu información personal y la de tus conocidos), y en general no compartas información con quien no estés seguro de su identidad en el mundo real;
  • Mantén actualizado el sistema operativo y las aplicaciones en tu equipo (tanto móvil como de cómputo), así como un buen antivirus y un firewall (los dos últimos principalmente en equipos de cómputo);
  • De forma periódica depura los archivos temporales de Internet así como las cookies descargadas en tu equipo (esto se hace dentro del menú de configuración de tu navegador);
  • Antes de realizar operaciones por Internet confirma que te encuentras en una conexión segura, lo cual puedes reconocer porque a la izquierda de la dirección de la página aparece https:// en vez de http:// (la ‘S’ hace la diferencia).

¡Éxito!

Mauricio Priego

Co-Fundador de Practifinanzas, portal dedicado a la difusión de la cultura financiera auxiliando a nuestros lectores a mejorar sus finanzas personales a través de artículos de divulgación, asesoría y herramientas de apoyo.

2 Comments

  1. Soy socio y tengo problemas para ingresar, cambie mi contraseña y no recuerdo la nueva, cambie la pregunta y no recuerdo la respuesta, como le hago para ingresar. Socio 88135

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *