Los Ingresos de Emergencia, opción para superar tiempos difíciles

¿Conoces a alguien a quien el dinero no le alcance? ¿Que viva al día esforzándose por mantener el equilibrio entre lo que gana y lo que gasta? En estos momentos son pocos los que no viven una situación semejante, mientras los demás recortamos nuestros gastos buscando llegar al final de quincena. Pero los gastos no se pueden recortar por siempre… Poner un negocio requiere de tiempo y dedicación. Un segundo empleo requiere de comprometerse con un horario. Y como empleado tu disponibilidad de tiempo se ve limitada a cuando no estés en tu trabajo. Este dilema puede llegar a ser muy estresante afectando incluso tu estado de ánimo, tu rendimiento laboral y tu vida familiar. ¿Cómo darle la vuelta al problema? Un camino podría ser a través de los ingresos de emergencia.

A diferencia de los ingresos formales que te representan una forma de vida, de los cuales tienes una visión de largo plazo y sobre los que elaboras el presupuesto familiar,

con los ingresos de emergencia lo que buscas es una fuente inmediata de recursos frescos, que te sirvan para cubrir una necesidad inmediata o de corto plazo, y para la cual no requieres comprometer mayor tiempo ni invertir una cantidad significativa de dinero.

Es posible que de primera instancia veas el concepto con incredulidad… Sin embargo es posible. Y lo digo por experiencia propia: En diferentes momentos me he visto en la necesidad de dar asesorías particulares de física y matemáticas, de dar clases de guitarra a domicilio, de acercarme a algún amigo para vender alguno de sus productos llevándome la comisión, e incluso he bañado perros a domicilio. Nunca ha sido mi intención poner una estética canina o una academia de matemáticas – no son algo que llame mi atención -, pero toda mi vida he tenido mascotas así que tengo experiencia bañándolas y se me facilitan las matemáticas. Así que si necesito unos quintos de más, ¿por qué no capitalizarlas?

¡Y ése es precisamente el punto! ¿Qué habilidades tienes? ¿En qué actividades tienes experiencia? En ellas está la semilla de un ingreso el cual te podría ayudar a salir de un apuro en un momento dado. Sólo se requiere determinación para llevarlo a cabo.

¿Cuáles son las fuentes de ingresos de emergencia más comunes?

  • Las asesorías a niños y adolescentes en sus materias escolares son una buena oportunidad: siempre habrá a quien se le dificulten las matemáticas, física, química o el inglés. Considera aquellas en las que tienes facilidad y te gustan, basándote en los propios libros y cuadernos de tus educandos para seguir el plan de estudio de su escuela, y en Internet y bibliotecas para encontrar problemas y ejercicios para practicar junto con ellos;
  • El desarrollo de habilidades artísticas es otra área donde los padres buscan el desarrollo de sus hijos, y que muchos jóvenes y adultos quisieras desarrollar por gusto propio. Instrumentos musicales, canto, pintura o dibujo son áreas donde puedes encontrar la oportunidad de dar clases a domicilio, siempre y cuando tú mismo tengas la facilidad y experiencia en esa habilidad, siendo que en Internet puedes encontrar métodos de enseñanza para el arte que selecciones;
  • Caso especial son coreografías para bailes escolares, quince años y celebraciones. En este caso, el que tú mismo hubieses pertenecido a algún grupo de danza te abrirá muchas puertas;
  • Los servicios a domicilio siempre serán una buena opción. Las distancias y la falta de tiempo hacen que a muchas personas se les complique llevar a sus mascotas a darles un baño, sus autos a lavar, equipos domésticos a darles mantenimiento o reparar, por lo que reciben con agrado la posibilidad de que alguien más lo haga por ellos;
  • Otras opciones clásicas son la repostería y elaboración de bocadillos. Conozco personas que llevan panes, pasteles, ensaladas o jugos de frutas y de verduras hechos en casa a su centro de trabajo bajo pedido;
  • No hay que despreciar las ventas por catálogo o a amigos y familiares que pudieran darte productos para vender.  En esta opción, sin embargo, hay que ser especialmente cuidadosos con la cobranza. Mientras en los puntos anteriores usualmente se cobra al momento de prestar el servicio, en el caso de las ventas se tiende a dar crédito a los clientes… La mejor opción siempre será cobrar de contado.

Esta lista puede crecer hasta donde tu imaginación, entusiasmo y necesidad lo permitan. Reciclaje de productos, elaboración de artesanías, recuerdos para eventos, adornos para la festividad en turno, invitaciones… Lo único que necesitas es sentarte a elaborar tu lista de posibles ingresos de emergencia llevando a cabo las actividades que hayas considerado para así ejercitarte en ellas y adquirir mayor experiencia y destreza, lo cual es tu mejor garantía para satisfacer las necesidades de tus clientes a través de un servicio de calidad.

¡Éxito!

Mauricio Priego

Co-Fundador de Practifinanzas, portal dedicado a la difusión de la cultura financiera auxiliando a nuestros lectores a mejorar sus finanzas personales a través de artículos de divulgación, asesoría y herramientas de apoyo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *