El Ahorro, un propósito que va más allá de sólo acumular dinero

Un nuevo año. Nuevas oportunidades y metas por alcanzar… Emocionante, ¿no crees? Entre estas metas se encuentran los propósitos de año nuevo como empezar a hacer ejercicio, poner un negocio o bajar de peso. Aprovechando que estamos estrenando el año, repasa tu lista de propósitos. ¿Se encuentra entre ellos el ahorro?

Ahorrar no es únicamente acumular dinero en una alcancía o en una cuenta de ahorro. Va mucho más allá:

  • Es un hábito que forja el carácter, ya que requieres determinación para resistir el deseo de adquirir un satisfactor inmediato en aras de conseguir algo más valioso o necesario más adelante;
  • Es un hábito que fortalece tu autodisciplina, ya que una vez que defines la cantidad periódica a ahorrar, son necesarias la constancia y la perseverancia para lograrlo, venciendo las tentaciones y  los obstáculos que seguramente encontrarás en tu camino;
  • Es un hábito que te robustece ante las adversidades, al permitirte tener recursos para hacer frente a emergencias, imponderables y situaciones no contempladas sin necesidad de solicitar préstamos o utilizar la tarjeta de crédito;
  • Pero también es una habilidad que es necesario desarrollar, ya que ahorrar también significa hacer un uso más eficiente e inteligente de tu dinero al comparar calidad y precio, al evaluar ofertas y promociones, al identificar cuándo es el mejor momento para comprar o adquirir aquello que necesitas;
  • Ahorrar también es dejar de gastar – y de desperdiciar – no sólo tu recurso monetario (es decir, tu dinero), sino los recursos naturales (como el agua al cerrar la llave al lavarte los dientes o enjabonarte en la regadera), energéticos (como al apagar las luces al salir de una habitación o la televisión al no estarla viendo nadie) o el recurso más valioso que tienes: tu tiempo;
  • Adicionalmente ahorrar también te ayuda a hacer realidad tus sueños, al aterrizar éstos en objetivos con montos y fechas aproximadas junto con un plan de aportaciones periódicas al fondo de ahorro creado para lograrlos;
  • Finalmente ahorrar también te ayuda a ser una mejor persona, ya que al volverse el ahorro parte de tu vida, lejos de significar que te conviertas en una persona tacaña o avara (la avaricia es el deseo de poseer dinero, lo cual, junto con el despilfarro, son lo opuesto al ahorro), el impulso por usar de forma eficiente tus recursos te lleva a dejar el celular para disfrutar la convivencia de invertir tu tiempo con quienes te rodean; a dejar de comprarte algún gusto al realizar las compras del hogar para con ello darle una mayor propina al niño o persona de la tercera edad que te ayuda a embolsar los productos adquiridos; a apoyar a organizaciones con fines altruistas al comprender que, a través del ahorro común, podemos los seres humanos unirnos para ayudar a que la educación, la alimentación y la salud lleguen a todo aquel que no tenga los medios para obtenerlos, para enviar ayuda a aquellos que se han visto despojados por algún desastre natural, o para brindar apoyo a quienes han sido desplazados por algún conflicto militar o civil.

Por todo lo anterior, si aún no has incluido al ahorro entre tus propósitos de año nuevo, estás a tiempo de hacerlo: Si no ahorrabas, proponte hacer tuyo el hábito del ahorro, y si ya lo haces, que tu objetivo sea desarrollar tu habilidad de ahorrar además de incrementar el monto de tus ahorros cuando menos en el mismo porcentaje que la inflación (4.17%). Una opción sencilla y eficiente para ayudarte a cumplir con este propósito es acercarte a tu Caja de Ahorro para Trabajadores, en caso de contar en tu centro laboral con esta facilidad.

Mis mejores deseos de éxito y prosperidad para este 2015

Mauricio Priego

Co-Fundador de Practifinanzas, portal dedicado a la difusión de la cultura financiera auxiliando a nuestros lectores a mejorar sus finanzas personales a través de artículos de divulgación, asesoría y herramientas de apoyo.

3 Comments

  1. Emocionante, ¿no crees? Entre estas metas se encuentras los propósitos… Error en la palabra encuentras, debería ser una «n»?

    Saludos Mauricio!!! estamos a 3 grados!!!!

    • Jajajaja ¡Listo! Efectivamente tanto el corrector ortográfico, como mi vista y dedo fallaron 😛
      Gracias por la observación 😉
      ¿3 Grados? Mmmmm… Paso. Prefiero mi «frío» de 18.
      Recibe un fuerte abrazo

  2. Buen día, ¿si en mi empresa no cuentan con caja de ahorro de odessa puedo ingresar como particular?
    Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *