El legado de la experiencia para este 2015

Amigos lectores, les quiero compartir un mensaje de año nuevo que recientemente mi padre (Leobardo Lozano Benavides) nos envió a quienes le somos cercanos, ya que encierra la sabiduría para alcanzar el más preciado de los objetivos: La felicidad.

“Recién hemos despedido el 2014 y ahora recibimos con ilusión el 2015; esperamos llenarlo de cosas buenas. Seguramente tú, como millones de seres en todo el planeta, al llegar el reloj a las doce de la noche del 31, formulaste solo o con tus seres queridos, una serie de propósitos para convertirlos en realidad en el año que comienza.

Mas como dice el refrán: ‘de buenos propósitos está empedrado el infierno y de buenas obras el cielo’, por lo que la gran mayoría de los propósitos de Año Nuevo no se cumplen, o cuando mucho los cumplimos a medias. Como ejemplo tenemos la promesa de hacer ejercicio y/o ir al gimnasio: En las primeras semanas hay una enorme afluencia de entusiastas que van todos los días a hacer ejercicio, pero para marzo, disminuyen a la mitad, y para mayo o junio, quedan sólo los que desde siempre acostumbran ir a hacer ejercicio. Con visión de futuro, nos propusimos una filosofía de vida respaldada más en valores y responsabilidad, a través de incrementar una parte de nuestros ingresos para crear las reservas necesarias e invertirlas en los instrumentos más rentables. Sin embargo, a mitad del año que transcurrió, nos dejamos llevar por la apariencia y el consumismo y abandonamos el plan original.

Por eso yo tengo una propuesta para ti, mi querido amigo. Conociendo tus proyectos, tus deseos, tus anhelos, tus sueños, haz un cambio de estrategia formulando propósitos de Día Nuevo en vez de propósitos de Año Nuevo, ya que el tramo es muy largo y a medio camino puede haber arrepentimientos u olvidos. Te invito a que cada noche hagas tus propósitos de Día Nuevo: ‘A partir de mañana voy a caminar al menos 30 minutos diariamente’, ‘Mañana voy a empezar a leer cada mes un libro hasta terminarlo’, ‘Mañana voy a tomar clases de guitarra’, ‘Mañana voy a conversar con aquel amigo al que no le he hablado por años’, ‘Mañana empezaré a alejarme de decisiones imprudentes(tentación por ofertas dizque maravillosas y gastos superfluos y separaré tanto más para mis ahorros)’; y a la mañana siguiente, cumple tus propósitos de Día Nuevo y verás qué satisfecho te sentirás al final de cada jornada.

Porque la vida está hecha no de meses y años, sino de días. Días como hoy, 24 horas en las que puedes hacer algo que has deseado, 24 horas que puedes llenarlas de salud, de alegría, de creatividad; de mayor calidad de vida con tu familia y amistades. En los últimos años he conocido a personas resueltas en explorar nuevas áreas del conocimiento, otros que hacen labor de voluntariado con grupos vulnerables, hombres y mujeres que se reúnen a debatir sobre temas de actualidad, dispuestos a dejar de ser espectadores y convertirse en protagonistas de la vida económica, política y social, viviendo cada día plenamente. Por eso, querido amig@, joven, maduro o adulto mayor, te invito a que con perseverancia programes tus Propósitos de Día Nuevo realizándolos a la mañana siguiente. Te va a gustar y disfrutarás todos los días del año que está iniciando”.

Así es que ¡Feliz día de mañana!
Un abrazo…

Leobardo Lozano

Leobardo Lozano

Director de Mercadotecnia y Comunicación de ODESSA. Activo promotor de la cultura de ahorro en las empresas y en cajas de ahorro de trabajadores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *