Ideas para distribuir y sacar el máximo provecho al Reparto de Utilidades

Ya estamos en mayo, mes de las madres, de los maestros… y del Reparto de Utilidades. Después del aguinaldo éste es quizá el pago más esperado por los trabajadores, representando la parte que le corresponde de las utilidades que generó la empresa para la que trabaja (o trabajó) durante el año pasado siempre que haya laborado cuando menos 60 días de forma continua o interrumpida. Algunos lo usan para pagar deudas, otros para el mantenimiento del hogar, otros más para la compra de útiles escolares, y en algunos casos, para incrementar el ahorro personal o familiar. Sin embargo a la mayoría no le alcanza para cubrir lo que necesita, quedando el trabajador con la sensación de que se le escapa el dinero por entre los dedos. Sin embargo hay formas de sacarle el máximo provecho…

Al Reparto de Utilidades (o PTU de Participación de los Trabajadores en las Utilidades), al igual que a los demás ingresos, lo conveniente es presupuestarlo. Pero, ¿cómo hacerlo teniendo tantos anhelos, pagos, necesidades, y deudas qué cubrir? Una opción es seguir esta fórmula que puede llegar a ser de mucha utilidad:

  • Destina a lo sumo el 40% para costear aquellos gastos que requieres realizar. ¿Requieres realizar mantenimientos mayores a tu casa? ¿Has estado esperando que te caiga un dinerito extra para reparar tu coche? O quizá te haga falta saldar la inscripción de tus hijos en la escuela o necesites recursos para la próxima compra de útiles y uniformes escolares. La PTU bien puede servirte para cubrir este tipo de necesidades contribuyendo adicionalmente a evitar que te endeudes con la tarjeta de crédito, siendo la recomendación que limites este gasto al 40% del total que recibas y que destines los recursos a aquellos gastos que consideres prioritarios. Nota importante: ten siempre presente que no es obligación gastarte esta parte de tu PTU, por lo que si necesitas menos dinero que lo separado, no inventes como gastarlo.
  • Separa otro 40% para cubrir tus compromisos financieros. Si tienes deudas utiliza esta rebanada de tu PTU para cubrir las máximas deudas posibles, empezando por aquellas donde tus pagos estén atrasados, y continuando con aquellas donde tu pago tenga el mayor impacto posible. De no tener deudas o de quedarte un excedente después de pagarlas, invierte ése dinero en el mantenimiento de tu casa, en el enganche de un auto, en adquirir algún electrodoméstico que desees o en las vacaciones de verano de tu familia… es decir, en aquello que anhelas. Si bien es importante ahorrar y planear para el futuro, también es importante que te sientas satisfecho por tu trabajo, consiguiendo aquellos objetivos materiales que sean de tu interés.
  • Separa un 10% para incrementar tu fondo personal de ahorro. Da preferencia a objetivos de largo plazo como puede ser tu retiro o capitalizarte para poner un negocio (lo cual podrías poner en un ahorro a plazo), aunque también es válido que separares a su vez un porcentaje – sugiero no muy grande – de esta parte de tu PTU para fortalecer provisiones de corto plazo como podría ser tu fondo de emergencias depositándolo en tu cuenta a la vista. ¿Necesitaste menos del 40% recomendado para cubrir ya sea los gastos o las deudas? ¡Excelente! Incluye ese dinero en tu ahorro con lo cual obtendrás mayores intereses por tu dinero.
  • El 10% restante úsalo para llevar felicidad – o disminuir las privaciones – a alguien que realmente lo necesite. La caridad y la solidaridad son valores que siempre deben estar presentes en nuestra planeación financiera, ya que son ellos los que dan humanidad a las frías finanzas. Compra una despensa y llévala a familias que vivan en zonas marginadas, comparte tu dinero con una organización en la que confíes, o coopera con algún hospicio o albergue para personas necesitadas o desamparadas. Sin importar tu condición actual siempre habrá alguien más necesitado que tú, y ver su rostro radiante ante un obsequio no esperado, o ver la esperanza renacer en su mirada al ver llegar la ayuda que tanto necesitaba, te darán el mayor beneficio que puedes obtener por tu dinero. Hazlo y lo verás.
Es claro que estos porcentajes no forman parte de una fórmula mágica y que deben ser adaptados a tu realidad personal, mas procura no omitir alguna de éstas áreas.

Antes de concluir te comparto dos últimos consejos para que el próximo año estés mejor preparado para recibir tu PTU:

  • Evita la mala práctica de irte endeudando durante el año pensado que, cuando llegue mayo, podrás pagar las deudas con el reparto de utilidades. Al hacer esto lo que consigues es erosionar un recurso futuro – la PTU – siendo que en la gran mayoría de las veces el endeudamiento es excesivo por lo que no alcanza a cubrirse únicamente con el reparto de utilidades, viéndote necesitado a utilizar la tarjeta o solicitar un nuevo préstamo con lo cual incrementaste tu deuda.
  • No te esperes a que llegue mayo para presupuestar esos gastos especiales como las útiles y uniformes escolares o el mantenimiento de la casa. Procura durante el año ir alimentando una provisión para cubrir esos gastos. Es decir, si sabes que los útiles y uniformes significan $2500 por decir una cantidad, en lugar de esperar al PTU para cubrirlos separa una cantidad cada quincena, por ejemplo $100, de forma que llegado diciembre tengas ya $1200 debiendo tomar únicamente $1300 de la PTU.

¡Éxito!

2 comentarios

  1. Muy interesante la forma en la que sugieres que utilicemos el dinero recibido de las utilidades. En ocasiones el dinero que nos llega prácticamente lo tenemos destinado al pago de alguna deuda, pero efectivamente es muy cierto que al planear los gastos el dinero rinde más…

    Saludos

  2. ¿Y ESTA INSTITUCION BAJO QUE ENTIDAD PROTEJE MI AHORRO?
    POR EJEMPLO LOS BACOS ESTAN AFILIADOS AL IPAB QUE CUIDA MI AHORRO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *